Microcuento: Recuerdos

Acabo de vender algunos de mis recuerdos en el mercado negro por veinte euros. Supongo que los veranos en la playa, el día de la graduación de mi hija, la muerte del abuelo terminarán siendo partes de alguna recreación pornográfica. Me da igual, ayer vendí mis escrúpulos y me dieron aún menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *