Apariciones


He publicado un par de cuentos recientemente.
Uno en el libro homenaje a los premios Ignotus de la AEFCFT editado por el grupo editorial AJEC. En él incluyo un cuento llamado Morita recogía flores, escrito en el verano de hace tres años, en el 60 aniversario de la masacre de Hiroshima.
Morita vive en Hiroshima, hace calor, es Agosto, y el aire huele a plomo. Me gustó cómo quedó, sobre todo por la superposición de puntos de vista y las diferentes visiones de los protagonistas.
El otro cuento publicado ha aparecido en Artifex, cuarta época, número 2. Siguiendo la nomenclatura de las series bajadas del emule, sería E0402. Se títula Bajo estrellas feroces. Es bastante más largo y también más ambicioso. Pertenece al mundo de Danza de tinieblas y era parte, junto con Víctima y vedugo y Negras Águilas, de un pretendido fix-up de cuentos que iba a integrar la segunda parte de Danza de tinieblas. Lo malo es que el tercer cuento, de título provisional Conjurados, se ha convertido en una novela de casi 400 páginas. Lo del fix-up mejor olvidarlo.
Bajo estrellas feroces es la historia de dos jóvenes de diferentes extracciones sociales, ella es morisca, él cristiano. También se diferencian en su actitud: él sigue las normas, no tiene especial interés por el riesgo. Ella es puro fuego y rebeldía, y sí tiene un especial interés por no seguir las normas, máxime cuando en la sociedad en la que vive la mujer aún no tiene plenos derechos. Por medio está la aviación en pleno desarrollo, una época de aventuras y desafíos parecidos a los vividos antes y después de la primera guerra mundial en nuestro mundo.
El cuento se puede leer aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *