Reedición de Danza de Tinieblas

Después de un tiempo de estar descatalogada, Danza de Tinieblas, gracias al buen hacer de Rudy y Sportula, va estar disponible en formato digital y en print on demand. Ni que decir tiene que le tengo un especial cariño a las aventuras del cabo Salamanca y que me satisface que esten disponibles, y que sigan estando, para cualquier nuevo lector que no hubiera tenido ocasión de leer el libro antes.

Como avance, está es la portada. Gracias a trabajar en ella he descubierto lo fascinante del trabajo con el photoshop y las muchas posibilidades de esa herramienta, que ya manejaba pero no tan extensamente. Aunque, la verdad, no todo el mérito (o demérito) es mio, sino del modelo, mi buen amigo Alejandro Salamanca, quién no solo fue modelo del personaje protagonista de la novela sino que, amablemente, me ha prestado su imagen para la portada.

El villegas de triple cañón que maneja Salamanca es un arma formidable y un poco incómoda que merece una entrada particular.

OSTFRONT

Antes del verano, Santi Eximeno me pidió una introducción para un libro que tenía interés en publicar en su colección GAS-MASK. El libro lo había traducido otro buen amigo, José Ramón Vázquez, del ruso en que estaba escrito el manuscrito. Nunca niego un favor a un amigo, menos si es algo tan agradable como prologar un libro tan divertido como Ostfront. En esta ocasión, contaba, además, con el aliciente de poder hablar con el autor, el Dr. Shiva Von Hassel, un anciano de conversación tórrida e inacabable que cuenta, en un español arrastrado, trufado de otros idiomas -ruso, alemán, serbocroata, árabe-, mil y una aventuras de las cuáles su vida ha estado llena a rebosar.

En la introducción me ví asaltado una y otra vez por la tentación de dejarme llevar por la fascinación del Doctor Shiva antes que por su texto, labor que no puede obviar un prologista. Si le conoceís alguna vez, entendereís por qué. Es un viejo junker de más de noventa y cinco años, calvo, con la piel arrugada y llena de pecas, con ojos oscuros y afilados como agujas y cuerpo enjuto y vivaz, que parece haber vivido varias vidas, cada una dedicada a las más fascinantes profesiones: arqueólogo, erudito en literatura medieval, hebreista, mercenario, contrabandista, quizá espía o diplomático, médico, psiquiatra experimental, orientalista, etc.

Santi y Joserra ya lo habían visitado en su piso cerca del Retiro, una finca antigua y que, a parecer, no tiene otros vecinos que él mismo. A mi me invitaron una tarde a tomar café y pastas. Los dulces son uno de los vicios del doctor, concretamente las perrunillas de extremadura que consume compulsivamente en ausencia de prevención por su edad ni nada por el estilo,  mientras se toma copas de snapss y no deja de hablar y mover las manos.

El libro está disponible en Amazon, en electrónico, y es de lectura muy entretenida. En cuanto a la verosimilitud de lo que se cuenta, bueno, según el doctor es todo cierto, ciertísimo. Yo no diré otra cosa, tan solo que quizá está algo adornado, pero que bajo la literatura se notan los fuertes huesos de la veracidad.

Si lo leen no se arrepentirán.